20 de septiembre de 2008

Componentes de la Unidad Didáctica

Componentes de la Unidad Didáctica:
Es importante, para viabilizar la programación de la Unidad Didáctica, tener en cuenta las siguientes preguntas como orgarnizadoras de la acción:
-¿Qué es lo que me propongo que aprendan mis alumnos?
-¿Por qué y para qué deben aprenderlo?
-¿Cómo los voy a enseñar?
-¿Qué medios o recursos utilizaré para hacerlo?
-¿Qué tiempo dedicaré para su enseñanza?
-¿Qué criterios tendré en cuenta para evaluar los progresos en los aprendizajes de mis alumnos?
-¿Cómo realizaré ese seguimiento? ¿Qué instrumentos usaré?
-¿Cómo y cuándo evaluaré la programación diseñada y desarrollada?
1) Eje temático
Es el tema que contextualiza y da sentido a los contenidos a abordar. Será un recorte de la realidad -objeto de estudio- que se desprende de la integración o articulación de los contenidos pertenecientes a una o varias áreas dependerán de la organización curricular.
Puede ser:
- Eje Globalizador
- Eje Articulador (propuesta inter-disciplinar)
- Eje Disciplinar
2) Objetivos didácticos
Se desprenden de las expectativas de logro del nivel, ciclo y área. Se constituyen en una guía inmediata que orienta la acción. Su formulación hace referencia al tipo y grado de aprendizajes que se pretende que el alumno adquiera al finalizar la Unidad Didáctica.
Cumplen una doble función: servir de guía a los contenidos y a las actividades de aprendizaje; orientan, además, a la evaluación de éstas.

3) Contenidos
Se abordan integralmente en las actividades de enseñanza y aprendizaje en torno a los tres tipos de contenidos.
- Los contenidos conceptuales responden a las siguientes preguntas; ¿Qué es?, ¿Cómo es?, ¿Para qué se utiliza?
- Los procedimientos responden a: ¿Qué hago?, ¿Cómo lo hago?; ¿Qué procesos mentales o motrices realizo? Saber hacer, saber pensar.
- Los contenidos actitudinales responden a: ¿Cómo soy?; ¿Cómo me comporto?. Saber ser.

4) Estrategias metodológicas - Actividades
Las actividades son la manera activa y ordenada de llevar a cabo las experiencias de aprendizaje. Diseñar las actividades de enseñanza y aprendizaje exige tener presentes los criterios metodológicos que se plantean en el Proyecto curricular, las características del grupo (profesor y alumnos) y los medios de que se dispone. No cabe duda de que la importancia de estos tres factores variará de una unidad a otra.
Diseñar actividades coherentes con los objetivos y contenidos de la unidad. Identificar las actividades que realizarán tanto el/la profesor/a como los/as alumnos/as. Necesidad de actividades que trabajen los tres tipos de contenidos (conceptuales, procedimentales y actitudinales). Necesidad de actividades acordes con proceso (motivación, diagnóstico, síntesis, compensación).
Definido este marco para las actividades se decide la secuencia en la que, salvo posteriores modificaciones, se van a desarrollar y se prevé el tiempo que se va a emplear en cada una de ellas.

Al elaborar las actividades conviene considerar que:
- Ofrezcan contextos relevantes e interesantes.
- Promuevan una actividad mental en el alumnado.
- Presenten grados de dificultad ajustados y progresivos.
- Estimulen la participación, solidaridad y no discriminación.
- Integren contenidos de distinto tipo.
- Puedan resolverse utilizando distintos enfoques.
- Admitan niveles de respuesta y tipos de expresión diversos que propicien la participación de todos.
- Admitan niveles diferentes de intervención del profesor y los iguales.
- Admitan niveles diferentes de intervención del profesorado y de interacción en el aula.

5) Materiales curriculares - Recursos
Son los utilizados por profesores y alumnos en el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje. Responden al modelo de enseñanza que se persigue y a la finalidad del curriculum con sus respectivas repercusiones. Raths plantea las potencialidades
didácticas de los materiales, éstas son algunas: permitir al alumno ser activo, implicarlo con la realización y comprometerse en la investigación. Estos materiales deben exigirle a escribir, revisar y perfeccionar sus esfuerzos iniciales.

6) Formas de agrupamiento - Dinámica de trabajo
Se trata de contemplar las potencialidades de la organización gurpal. Todas las posibilidades educativas de agrupamiento deben ser tenidas en cuenta: grupo, pequeños grupos (fijos y móviles) y trabajo individual.
Se disponen según su finalidad didáctica y en función de enseñar contenidos conceptuales, procedimentales o actitudinales.
El agrupamiento depende de la edad e intereses de los alumnos. Podemos formarlos según los valores de: conciencia a la diversidad, la solidaridad y el apoyo ante la diferencia.

7) Temporalización
Es conveniente que la organización de los tiempos sea bajo los presupuestos de flexibilidad a fin de posibilitar al docente adcuarlo a las caractetísticas propias de las tareas de enseñanza; necesarias para el aprendizaje de los contenidos curriculares.
Las actividades centradas en exposiciones requerirán una distribución del tiempo en horas fijas y según la edad de los alumnos. Pero esta distribución puede ser excluyente para otras tareas que necesiten una mayor dedicación o un trabajo que exija la observación, la experimentación, el trabajo en equipo, la exploración , etc. o también si la forma de organización de los contenidos ha sido con un enfoque globalizador o interdisciplinario.

8) Criterios, instrumentos y momentos de evaluación.
Evaluar, básicamente, es atender y valorar los procesos y resultados de la intervención educativa. Es un instrumento de investigación del docente e implica un proceso permanente de retroalimentación del proceso de enseñanza y aprendizaje.
Hace referencia a qué, cómo, cuando y a quiénes evaluar. El qué evaluar lleva a poner la mirada en los logros de aprendizajes (qué sabían los alumnos al inicio de la unidad didáctica y qué saben al finalizar la misma, atendiendo a lo conceptual, lo procedimental y lo actitudinal).
El cómo supone la utilización de instrumentos que posibiliten obtener datos del proceso de enseñanza y aprendizaje. La observación, el registro, la entrevista, entre otros, son instrumentos que permiten obtener información; pero por sí solos no sirven, la clave dada en el análisis y en la interpretación que el docente realice de dichos datos.
En este sentido, se propone una evaluación desde una concepción formativa. Se evalúa al inicio, mediante una evaluación inicial o diagnóstica y al finalizar la unidad la evaluación fina lo corte evaluativo, brindará información sobre los logros alcanzados por los alumnos al cabo de ese proceso.
Además, se sugiere realizar la evaluación desde dos perspectivas: por un lado, atendiendo a los logros de los alumnos, como ya se explicitó; y por el otro, desde el desarrollo de la programación, analizando su validez, los instrumentos y las técnicas utilizadas, el eje organizador elegido, las actividades planteadas, los recursos empleados, el tiempo y el espacio, el rol docente, etc.
Es importante, hacer hincapié en esta última perspectiva analizando errores y carencias del diseño a superar en la práctica, como también aquellas intervenciones que han resultado positivas y adecuadas.
Así, la evaluación ha de entenderse como instrumento de investigación de la práctica educativa que, a través de la intervención, el relevamiento y el tratamiento de datos, permite verificar la hipótesis de acción con el fin de confirmarla o de introducir modificaciones.
Ha de proporcionar a lo largo del proceso de enseñanza y aprendizaje una permanente retroalimentación entre el diseño y el desarrollo de la programación de aula.

9) Vinculaciones interáreas o interdisciplinarias
Supone establecer, en las unidades didácticas, las interrelaciones que se pueden llevar acabo entre los contenidos y estrategias de enseñanza pertenecientes a diferentes campos del saber, en función de la organización curricular que la institución adopte y de lss concertaciones alcanzadas entre los distintos equipos docentes.

10) Estrategias para la atención a la heterogeneidad (alumnos con dificultades de aprendizaje y/o alumnos talentosos)
Implica pensar en diferentes propuestas de intervención docente y de ayudas pedagógicas adecuadas a los alumnos que tienen dificultades durante el proceso de aprendizaje (adaptaciones curriculares para alumnos con necesidades educativas especiales). Es necesario considerar también, a aquellos alumnos que demuestran mayor interés o talento; y que por lo tanto, requieren de unas actividades diferentes, más desafiantes y complejas que el resto del grupo.

No hay comentarios.:

Ir arriba