4 de noviembre de 2008

El alumno con discapacidad visual en la clase de Educación Física

En esta entrada les acerco un resumen de las estrategias metodológicas que nos aporta Montserrat Cumellas Riera en relación a los alumnos con discapacidad visual en las clases de Educación Física:
Sensibilización:
Será importante que en las primeras clases se realicen juegos y actividades que permitan que el resto del grupo compruebe y valore las posibilidades limitaciones de los alumnos con discapacidad.
Seguridad:
Todos los espacios han de ser seguros y el alumno/a los ha de "vivir" como seguros. En las primeras sesiones realizaremos un trabajo personal para dar una mayor la seguridad al escolar:
  • Conocer bien el espacio donde se desarrollará la actividad y sus señalizaciones. Así por ejemplo en el suelo utilizar líneas rojas con volumen (cuerda y cinta adhesiva que pegue el material al suelo) Se delimitaran todas las líneas del juego con señales de este tipo para que el alumno/a con disminución visual perciba con sus pies dónde empieza y acaba el campo, divisiones, lugar de los lanzamientos.
  • Utilización de referencias con respecto al cuerpo del escolar.
  • Los suelos no han ser deslizantes. En los espacios amplios el alumno/a con discapacidad visual necesitará orientarse bordeándolos.
  • Realizar siempre las sesiones en el mismo lugar (si hay cambio realizar un reconocimiento del espacio).
  • Empezar siempre la sesión en el mismo lugar, ayuda a situarse al alumno/a.
  • Conocer muy bien el material y dónde está situado (el alumno/a debe ayudar a guardarlo porque así lo puede manipular, conocer su peso, saber dónde está).
  • Evitar los cambios de lugar del material. Cuando se realicen comunicarlo inmediatamente al alumno/a con limitaciones visuales. Comprobar si queda suficientemente clara la nueva ubicación.
  • No dejar obstáculos en lugares de paso. Tener presente que los elevados pueden no ser detectados.
  • Las puertas deben estar totalmente cerradas o abiertas. Debe evitarse la posición de "a medias" ya que puede generar accidentes.
  • Para entregarle un material pondremos éste en contacto con sus manos o lo haremos sonar o bien nos cercioraremos de si queda entendida correctamente la forma de localizarlo. Si el objeto está en sus manos, dejaremos que lo explore bien y durante el tiempo que necesite. Si creemos que hay aspectos que no puede percibir bien, se los indicaremos.

Alumnos con restos de visión: para que se orienten mejor utilizar materiales con contrastes de colores (rojo, blanco y negro e percibe bien).
Cuando otra persona esté en el paso de éste alumno/a con discapacidad visual, se ha de retirar o anunciar su presencia en lugar de guardar silencio.
Será muy importante trabajar actividades donde la percepción táctil y auditiva esté presente (trabajar mucho el oído y la percepción de cualquier señal acústica).
Ambiente del espacio de juego:
Evitar el ruido ambiental ya que el alumno/a se desorienta mucho.
Entorno: bien iluminado, colores contrastados, cuerdas en diferentes puntos, objetos de referencia como espalderas.
La comunicación:

  • Para dirigirse a una persona con discapacidad visual, utilizar su nombre y, si es posible, establecer un leve contacto con el brazo (evitaremos que se sienta molesto) y identificarse lo antes posible para que él o ella sepa quién es quién le habla.
  • Incremento de las explicaciones orales. Importante la información verbal muy clara, el tono de voz (antes, durante y después). No gritar al hablar.

Explicaremos la actividad muy claramente antes de que se realice. Precisión en el lenguaje en las explicaciones y consignas. El alumno/a debe tener la suficiente información que le permita ser realmente quién piense, actúe, elija, decida en cada momento. Contestar a las preguntas (no informar sólo de las características).
Vocabulario: utilizar sin ningún tipo de problema palabras como “ver”, “mirar”, “ojear”... ya que ellos lo usan con un sentido general (percibir) y es del todo normal su utilización. También deberemos utilizar con normalidad palabras relacionadas con dificultades visuales: ciego, invidente.
Existen palabras como "ahí" que necesitan un gesto. Sustituiremos éstas con frases como: " a tu derecha", "la puerta siguiente que está tocando con tu mano izquierda".
Verbalizar todo aquello que se hace o ayudarle a hacerlo para que sepa cómo hacerlo.
Crear un código verbal para entenderse entre alumno/a y profesor/a y alumno/a y compañero/a.
Ubicación del profesor/a, colocarse siempre en un lugar que nos pueda oír bien. En el momento del juego el profesor/a situarse en el centro del espacio y hablarle para que el alumno/a se oriente.
Tener un contacto continuo con el profesor/a para que el alumno/a sepa que está y que puede ayudarle.
El “guía”:
“Guiará” siempre la misma persona, profesor especialista. Si el centro no dispone de él, a partir de los 10 años lo hará un compañero/a asesorado por el profesor de educación física y durante un periodo de tiempo largo como por ejemplo tres meses (evitar rotaciones diarias).
En el momento de desplazarse con normalidad por el espacio, "guiar" al alumno/a ofrecerle el brazo, echar éste hacía atrás e ir por delante de él y caminar espontáneamente atendiendo al espacio que ambos ocupan. No es necesario dar instrucciones, solamente lo haremos en momentos muy determinados porque el contacto con nuestro brazo permite que nos siga sin problemas.
Cuando guiemos y tengamos que subir una escalera, indicar dónde está la barandilla, poniéndole la mano que tenga más libre en contacto con ésta. Le indicaremos el primer y último escalón.
En los juegos y deportes donde exista un móvil habrá siempre una persona “guía” a si lado o cercano pero fuera del campo que le oriente en sus movimientos dentro del espacio de juego: ir a la derecha, pararse (stop!), lanzar recto a canasta, lanzar un disco.
El stop! También será utilizado para avisar cuando va a tropezar. Nunca informar de lejos, salvo para evitar un peligro porque podemos provocar mucho más inseguridad.
No sobreprotegerlo. El alumno/a ha de enfrentarse a las dificultades y resolver en lo posible sus problemas. Puede legar a sentirse incómodo cuando es tratado/a como si no tuviera posibilidades de autonomía.
Los ejercicios y actividades:

  • Si hay que enseñar un ejercicio de ejemplo, poner al alumno/a con limitaciones visuales para que lo haga.
  • No hacerles esperar mucho. Ellos no tienen recursos para “pasar" el tiempo (leer, mirar quién pasa).

Si el alumno/a ha de realizar:
Lanzamientos: con anterioridad se les colocará bien la posición del cuerpo y se les informará de la clase de desplazamiento a realizar.
Saltos o carreras: con anterioridad marcará la dirección a seguir con sus brazos que los extenderá hacía delante. El guía estará delante de ellos, en el foso, hablándoles o tocando las palmas. Se le colocará bien el cuerpo.
Si hay que realizar carreras largas, el escolar con limitaciones visuales deberá estar cogido a un compañero/a guía con a una cuerda de “acompañamiento” y lo más corta posible. Si las carreras son cortas, se utilizará la voz, las palmas o elementos de percusión para orientar.
El compañero/a que acompaña al escolar con discapacidad siempre le ha de ir hablando para que éste no pierda la orientación. En una carrera corta, para orientarle, gritará desde una distancia.
Si el escolar con discapacidad debe dirigirse hacia la derecha, se colocará la mano izquierda junto a la boca (parte izquierda) y le hablará. Si quiere que se dirija a la izquierda, realizará la acción al revés. Si el alumno/a discapacitado debe ir recto, colocará las dos manos junto a su boca para que su voz se oiga en línea recta.
Material:
Balones con cascabeles.
Cuerdas de acompañamiento.
Materiales grandes, con colores contrastados.
Petos de colores. Permite reconocer mejor al jugador si el escolar tiene resto de visión.
Cintas adhesivas con cuerdas pegadas al suelo.

http://www.efdeportes.com/

No hay comentarios.:

Ir arriba