3 de noviembre de 2009

De qué hablamos cuando hablamos de Educación Física.

La diversidad de criterios en relación a la definición de la Educación Física, supone un serio obstáculo a la hora de contextualizar las prácticas corporales en las instituciones educativas, que es el campo de interés y objetivo de este blog.
Algunos autores entienden que la imposibilidad de definir concretamente a la Educación Física se debe a distintas razones:
- A su origen epistemológico.
- A la imposibilidad de encontrar su identidad.
- A la falta de legitimidad.
- Al carácter polisémico lo que admite diversas interpretaciones.
El llamarla, por ejemplo, "ciencia del movimiento" (Zeuner, Schaffer), "de la revelación del espacio en el movimiento" (Nattkaper), "ciencia deportiva" (Diem y otros), "pedagogía deportiva", "Biopedagogía" (Spieler), "ciencia de la educación física" ( Gell ) o simplemente "Educación física", no implica sólo unas diferencias terminológicas, sino que revela además que las diferentes conceptualizaciones se relacionan primordialmente a lo largo de la historia con los supuestos epistemológicos de otros campos, que se yuxtaponen, fragmentan y determinan paradigmas que en muchas ocasiones provocan fracturas y distanciamientos de los valores que sustentan el quehacer educativo.
Localizar el problema de la Educación Física en la escuela, implica enfocar la mirada hacia algunos elementos puntuales de la cultura escolar y de la Educación Física como parte constitutiva de ella.
Para fundamentar la inclusión de la Educación Física en el currículum escolar es necesario consolidar un marco teórico que nos permita contextualizar a la Educación Física y el Deporte en el ámbito escolar, sin descuidar el contexto social y político en el que se inscriben dichas prácticas.
Según, Valter Bracht, la legitimación de la Educación Física, depende de la presentación de argumentos plausibles para su permanencia o inclusión en el currículo escolar. No es verdad, que la legitimidad de una materia se sustente en función del papel que cumplió en un momento histórico determinado, apelando exclusivamente a la fuerza de los argumentos y no, a los argumentos a la fuerza. Esta legitimación precisa integrarse y apoyarse discursivamente en una teoría de Educación.
¿Cómo determinar la razón de ser, o bien, el saber que brinda la Educación Física en el ámbito escolar?Mientras diversos autores se refieren a la crisis que viene sufriendo la Educación Física en los últimos años, como una “búsqueda de identidad”, cuya respuesta al problema surgiría al determinar el papel que la Educación Física ha de jugar en el Sistema Educativo.
En medio de esa problematización surge incluso, el planteamiento autocrítico acerca de la razón de ser de la Educación Física como tal, duda de las suficiencias conceptuales que la designan. Hubo muchos intentos por hallar un objeto específico de la Educación Física, y por consiguiente, establecer metodologías propias. Hay una necesidad de identificarla como quehacer pedagógico, de estructurarla como ciencia, de definirla en su rol social y, consecuentemente, en su “status” profesional.
Es preciso esclarecer aspectos que atañen a la Educación Física, poniendo el acento en la relación que existe entre la teoría y la práctica, fundamentos que no son totalmente coherentes y hasta a veces contradictorios. Esto no es casual, ya que la Educación Física desde sus comienzos, ha sido atravesada e invadida por distintas ciencias, las que le aportaron saberes segmentados, y por consiguiente, imposibilitaron la construcción de su propia identidad. Identidad que logrará en la medida que deje de preocuparse por las demandas del momento histórico y social y logre delimitar su campo de intervención.
Por lo tanto, se legitimará su presencia en el currículum escolar, si logra imponer argumentos de fuerza; ya que actualmente el Estado la legaliza incluyéndola en el Sistema Educativo; pero si la Educación Física aún no ha logrado su identidad y legitimidad: el Estado, ¿hasta cuándo la va a incorporar en los planes educativos?
No nos olvidemos que la Educación Física ha tenido que luchar con esa “legalidad”, ya que debe justificar permanentemente su inclusión dentro del currículum escolar.
La legitimación debe darse desde el análisis y la reflexión teórica sobre los fenómenos, factores y procesos que configuran la práctica pedagógica, tarea que deberá efectivizarse desde nuestro rol, y no pretender que dicha legitimación provenga desde “el afuera”.
Si bien es cierto, que nos estamos replanteando cuales son los saberes que le competen a la Educación Física, sabemos que esta forma parte de la Educación Integral del sujeto, por lo tanto, nuestro accionar no podrá seguir como asignatura "especial"- "profesor especial" o de manera aislada de la dinámica institucional, muchas veces sostenida por intereses de los mismos docentes para no involucrarse en otros aspectos de la vida institucional o de la educación de los alumnos; si es así estaríamos aceptando la división cuerpo y mente, tema remanido y superado en el siglo XXI.
Es preciso aclarar y explicitar sinceramente de que hablamos cuando hablamos de Educación Física, digo sinceramente porque muchas veces se expone en la planificación justamente lo contrario de lo que se enseña; y ¿que se enseña en la educación secundaria?, ¿cuales son los objetivos que debe alcanzar dentro de los fines y objetivos del Proyecto Pedagógico Institucional?, ¿qué contenidos se deben enseñar en coherencia con los planteados en el Proyecto Curricular?. En la medida que no podamos responder estas preguntas seguiremos defendiendo lo indefendible.
Otras definiciones y van...
Hay múltiples intentos por otorgarle otra denominación: educación corporal, educación del movimiento (Arnold, 1990), educación psicomotriz (Picq y Vayer, 1969), educación por el movimiento (Le Boulch, 1976), Ciencias de la Conducta Motriz o Sociomotricidad (Parlebas, 1989), Motricidad humana (Ruiz Pérez, 1988), Ciencias de la Educación Física dentro de las Ciencias de las Actividades Físicas (Vicente Pedraz, 1988), Educación físico-deportiva (J. Rodríguez, 1995), actividad físico-deportiva (Grupe, 1976), etc.
"Desde la pedagogía, consideramos a la Educación Física un proceso pedagógico tendiente a considerar y crear condiciones para el desarrollo de la corporeidad en su dimensión global y compleja, en particular de la motricidad como aspecto constitutivo y cualificador, capaz de dar respuesta a los sujetos en su situación y necesidad de aprendizaje, contextualizado en una sociedad cambiante e inestable, con importantes diferencias de clase y de sustratos culturales."
"La educacion fisica es un proceso educativo tanto formal como informal al cual todo ser humano está sujeto por el simple motivo de su existencia corporal. Para existir y desenvolverse en su universo, el hombre necesita educarse fisicamente."
GOMEZ; Jorge (2002): "La Educación Física en el Patio" Editorial Stadium.
Le Boulch (1990) define la Educación Física como " El hacer del cuerpo un instrumento fiel de adaptación al medio biológico y social, a través del desarrollo de sus cualidades biológicas, motrices y psico-motrices que permitan lograr el dominio corporal".
Parlebas (1976) considera la Educación Física como "El área de la escolaridad preocupada por las conductas motrices de los alumnos".
"La educación física puede contemplarse como un concepto amplio que trata de desarrollo y la formación de una dimensión básica del ser humano, el cuerpo y su motricidad. Dimensión que no se puede desligar de los otros aspectos de su desarrollo, evolución-involución. Por lo tanto, no se debe considerar que la educación física esta vinculada exclusivamente a unas edades determinadas ni tampoco a la enseñanza formal de una materia en el sistema educativo, sino que representa la acción formativa sobre unos aspectos concretos a través de la vida del individuo, es decir, constituye un elemento importante del concepto de educación física continua de la persona". (Sánchez Buñuelos, 1966).
"La educación física se convierte en una pedagogía de las conductas motrices, en la medida que trata de optimizar o mejorar las conductas motrices de los educados. El profesor de Educación física se convierte en un experto observador de las conductas motrices de sus alumnos, y una vez catalogadas y sistematizadas, trata de sugerir o plantear las situaciones motrices que provocan la optimización de las conductas observadas en función de un determinado proyecto pedagógico y de aquello que sea de mayor interés y congenien para la persona afectada" (Lagartera, 2000)
Otras lectura para ampliar la temática:
José Luís Pastor Pradillo
Universidad de Alcalá
Autores:Rodríguez Cataldo, Cléber Antonio
Docente Orientador de la Práctica Docente Escolar.
ISEF – UDELAR
Primer Congreso Provincial de la Formación Docente en Educación Física, en Mar del Plata, Argentina, el 5 de Noviembre de 2004.
Miguel Vicente Pedraz
Legitimación de la educación Física. Daniel Jumilla (Argentina) Universidad Nacional de Lanús.

No hay comentarios.:

Ir arriba