24 de noviembre de 2011

En Entre Ríos se eliminan las materias correlativas de la escuela secundaria

El Consejo General de Educación (CGE) resolvió eliminar la traba que suponía para los estudiantes secundarios la imposibilidad de rendir una materia, Historia de tercer año por ejemplo, si antes el alumno no tenía aprobado Historia de segundo año. Se trata de las denominadas “correlatividades” que hasta ahora han sido un credo en el sistema educativo provincial.
En opinión de Educación, no deberían existir impedimentos en la escuela para que un estudiante se presente a rendir un espacio curricular o asignatura que fuera por ejemplo del año en curso, aún teniendo sin aprobar la homóloga correspondiente al año anterior. Esto no es otra cosa que se puede aprobar Historia de segundo año, aún teniendo como previa por ejemplo Historia de primer año de la secundaria.
Las autoridades dicen que así se elimina una traba que hasta ahora frenaba el desarrollo del alumno en el sistema educativo. Aunque afirman que el cambio no apunta a “dar más facilidades” sino a establecer otro parámetro de evaluación.

Dos previas

Esta decisión está contenida en la Circular Nº 23 dictada en forma conjunta por la Dirección de Educación Secundaria, el área de Educación de Jóvenes y Adultos y la Dirección de Enseñanza Privada del Consejo de Educación.
Allí, se especifica de modo taxativo que “para garantizar las experiencias de tránsito en el nivel secundario y sus modalidades, no se podrá exigir al estudiante la acreditación de espacios de cursos anteriores para poder participar de las instancias de revisión y evaluación ante comisión, ni tampoco para presentarse en las mesas de exámenes de regulares, previos y/o libres”.
De igual modo, hay un punto que se mantiene inamovible en la provincia: los estudiantes secundarios pueden llevarse sólo dos materias previas de un año a otro; no más.
“El paradigma de la complejidad desde el cual se propone el diseño de este nivel plantea la construcción del conocimiento por fuera de toda linealidad, progresión o secuenciación, por lo que sería impropio, en el marco de la resignificación de la escuela secundaria, hablar de ‘correlatividad en los espacios disciplinares’; por el contrario, se deben buscar alternativas que faciliten la movilidad de los estudiantes entre los distintos planes de estudios, contribuyendo de este modo a sostener trayectorias escolares continuas y completas, sin concebir una única trayectoria igual para todos y ofreciendo a los estudiantes diversos itinerarios según sus experiencias de tránsito”, dice el texto de la Circular Nº 23, que se apoya en la Resolución Nº 1.883 del Ministerio de Educación de la Nación.

Perspectivas

“Las correlativas, en realidad, se convertían para muchos alumnos en trabas en la continuidad de estudios o para un pase de una escuela a otra en la provincia”, indicó en declaraciones que publicó El Diario de Paraná, Marcela Mangeón, responsable de la transformación curricular en la escuela secundaria en la provincia.
La funcionaria aclaró que la eliminación de las materias correlativas no es hacerle más fácil las cosas al alumno. “Lo que se quiere dejar en claro es que el aprendizaje de un estudiante no está en parcelas, no hay compartimentos o divisiones de saber o conocimientos separados. Por el contrario, hay contextualización de conocimientos. Lo que se plantea es que no deberían existir impedimentos para que un estudiante se presente a rendir un espacio curricular o asignatura que fuera, por ejemplo, del año en curso adeudando la materia homóloga correspondiente al año anterior”, explicó.
En ese marco, ejemplificó que “se puede aprobar Historia de segundo año, aún teniendo como previa por ejemplo Historia de primer año de la secundaria. Se intenta que el estudiante pueda transitar la escuela sin facilismos pero con garantías de trayectoria, puesto que no se trata de bajar el nivel de exigencia sino de posibilitar el cursado, permanencia y posterior egreso”.
De este modo, Mangeón refuta las críticas respecto a que la escuela se está volviendo “más fácil” para los estudiantes. A ese respecto, dice: “Más oportunidades no es facilismo. El proceso de transformación de la escuela secundaria en la provincia ha puesto en juego parámetros relacionados con la exigencia, como por ejemplo la revisión de las prácticas escolares, y esto corresponde a los docentes pero también de esto son parte los estudiantes, y por ende los padres. Es menester que entendamos que las posibilidades están, pero sin detrimento o a costa de la calidad”.

Asignaturas

Son cuatro las materias que más “le cuestan” a los alumnos en Entre Ríos, según datos del Consejo General de Educación.
El talón de Aquiles para los secundarios está conformado por un cuarteto de asignaturas: Matemática, Lengua, Lenguas Extranjeras, y Física y Química.

Repitencia

Los últimos datos oficiales de lo que se dispone indican que entre 2003 y 2007, la cantidad de alumnos que repitieron pasó de 7.792 a 12.425, mientras la matrícula en la secundaria casi no se movió, de 108.705 a 109.919

No hay comentarios.:

Ir arriba