10 de abril de 2012

Alertan sobre una epidemia de inactividad física en el país

El 54% de la población argentina es sedentaria. Lo advirtió un funcionario del Ministerio de Salud. Y agregó que si no se hace algo, el sedentarismo llegará al 65% en 2016. Fue durante la presentación del primer manual para promover el ejercicio. La Argentina padece una epidemia de inactividad física , según lo advirtió ayer el Ministerio de Salud de la Nación. Hace siete años, el 45% de los adultos eran inactivos. Pero la tendencia es hacia el aumento: en 2009 pasó al 55%. Y si tantos siguen sin moverse, los sedentarios ya serán el 65% de la población en el año 2016.
La preocupante proyección de la inactividad física fue difundida ayer durante el acto de lanzamiento del Primer Manual Director de Actividad Física y Salud. El manual fue realizado por el programa Argentina Saludable de la cartera de Salud, para que sirva de herramienta para médicos, profesores de educación física, autoridades sanitarias de los municipios y las provincias, entre otras personas, que pueden tomar decisiones para revertir la epidemia de la inactividad física.
“Consideramos que se trata de una epidemia en tanto afecta a más de la mitad de la población adulta”, explicó Mario Virgolini, coordinador del programa, que habló durante el acto. ¿Y quién se considera sedentario? A un adulto que no realiza 30 minutos de actividad aeróbica al menos 5 días por semana. “Con actividad aeróbica, no estamos diciendo que todo el mundo deba convertirse en un deportista de alto rendimiento: lo que recomendamos es hacer diariamente la actividad física que resulte placentera para cada persona y que se encuentre adecuada para su edad y su estado físico”, aclaró el funcionario al ser entrevistado luego del acto por Clarín.
Hacer actividad física es clave para mantener una buena calidad de vida y sumar años. Está demostrado científicamente que las personas activas presentan tasas menores de mortalidad, menos infartos, hipertensión, ataques cerebrovasculares y diabetes de tipo 2. Algunas de las actividades que se pueden hacer para dejar de ser sedentarios son la caminata rápida, el trote suave o andar en bicicleta en el llano. También se puede ir a bailar varias veces por semana, como lo hace Alberto Cormillot: contó que su vida cambió totalmente a partir de que toma clases de tap. “Empecé a bailar a los 68 años, y hoy sigo tomando clases. Hay que romper con el prejuicio de la edad”, comentó el médico de 73 años, que hasta llegó a bailar tap en el Luna Park. Cormillot estuvo en el acto junto con el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Argentina, Pier Paolo Balladelli; el jefe de la Misión Olímpica Londres 2012 del Comité Olímpico Argentino, Diego Guzmán; el director de Promoción Deportiva de la Secretaría de Deportes de la Nación, Gabriel Andreu; y los funcionarios del Ministerio de Salud Marina Kosacoff y Eduardo Bustos Villar.
La epidemia del sedentarismo tiene múltiples causas . Hay una historia y un presente que condiciona. En el manual que lanzó ayer el Ministerio (el 6 de abril se celebró el Día Mundial de la Actividad Física) se recuerda que los seres humanos tienen un cuerpo preparado para salir a buscar su alimento . Pero los cambios tecnológicos, culturales y sociales llevaron a que la gente hoy se mueva mucho menos y acceda más fácilmente a los alimentos (en la Argentina, la obesidad en adultos alcanza al 18%). “La urbanización, el crecimiento del uso de autos y motos, el uso frecuente de la computadora, el control remoto, y el televisor también se ubican entre las causas del sedentarismo”, señaló Virgolini. Hoy, la gente tiende a trabajar, estudiar y a entretenerse en forma sedentaria. “Frente a la epidemia de la inactividad física, hoy el desafío es pensar que hay tanto condicionantes individuales como del entorno ”, explicó el epidemiólogo Daniel Ferrante, coordinador del programa de prevención cardiovascular. “En base a otras experiencias de otros países, sabemos que lo que resulta más efectivo son las intervenciones sobre el entorno”. Por ejemplo, se puede formar grupos de caminatas o de bicicletas y organizar actividades en lazas y parques. También se puede mejorar el acceso en lugares existentes, como agregar actividad física en horario extraescolar.
Desde los municipios, se puede mejorar el transporte público, crear ciclovías y hacer peatonales más calles. A los médicos, le remarcaron que deben prescribir actividad física casi como si fuera un tratamiento farmacológico cuando reciben a sus pacientes. De hecho, en San Pablo, Brasil, dan una cajita de un supuesto medicamento en el que se aconseja la actividad física por realizar.
Fuente: Diario Clarín



No hay comentarios.:

Ir arriba